¿Qué es ese ruido? Conoce los 5 ruidos más comunes

Estás sentado ya en tu asiento, agarrado fuerte del apoyabrazos. Ya empezó el carreteo y sabés que en unos minutos, el avión ya habrá despegado y podrás tachar de tu lista uno de los momentos que te ponen más ansioso: el despegue. Y de repente, escuchás un ruido. Y automáticamente sentís que le tenés que avisar a un tripulante de cabina y no podés dejar de preguntarte: ¿ese ruido será normal?

Para que en tu próximo vuelo esto no te pase –o si te pasa puedas quedarte tranquilo-, según Boeing, “es muy común escuchar un montón de ruidos inusuales durante un vuelo”. A continuación, algunos de los ruidos más comunes:

  • Ruido como de perforado, antes del despegue o cuando está por aterrizar

Qué es. Los paneles de las alas se extienden para facilitar que el avión vuele a una menor velocidad. Estos paneles son operados por un mecanismo que provoca ese ruido.

  • Ruido similar a un gemido agudo, antes del despegue.

Qué es. Los motores “se enrollan” para el despegue. En la altitud crucero, el piloto moderará la marcha y el sonido de las turbinas se parecerá más a un “tarareo” que a un “gemido” (dicho esto por Boeing).

  • Ruido como de traqueteo, durante el despegue o una turbulencia.

Qué es. Los carry on, bolsos y otros objetos que se guardan en los compartimentos dentro de la cabina, junto a otras partes de la cabina son “empujados” por las vibraciones de los motores al despegar o al atravesar una turbulencia.

  • Golpes como en la panza del avión después del despegue.

Qué es. Son las puertas del tren de aterrizaje que se cierran.

  • Rugido fuerte después del “touchdown” (cuando el avión toca la tierra)

Qué es. Para ayudar a que el avión vaya disminuyendo la velocidad después de aterrizar, la reversa o empuje inverso (en inglés, thurst reversers) literalmente es como un “marcha atrás” del flujo del aire a través de los motores, haciendo ese ruido. La reversa ayuda a evitar el desgaste mecánico en el sistema de frenos.

Esta información es una traducción de un artículo publicado por Boeing. Podés leerlo en inglés, acá

Deja un comentario

Ir arriba