Sobre mí

Mi nombre es Carola Sixto.

Soy publicista, periodista especializada en contenido de salud y desde 2016, ayudo a otros a perder el miedo a volar. Tengo dos hijos, Santi y Tomi, y en el primer vuelo que hicimos en familia pude comprobar que por suerte no heredaron mi MIEDO A VOLAR

Aunque dije que llevo años ayudando a otras personas a perder el miedo a volar, la verdad es que  durante muchos años de mi vida no viajé en avión por MIEDO. El primer viaje lo hice a los 12 años, sentada junto a un tío que tenía miedo a volar; el segundo viaje con mi familia lo hice a los 13; fuimos a Disneyland y en la vuelta tuve por primera vez una migraña. Doce años más tarde, volviendo de  Brasil con mi esposo,  lloré todo el tiempo que duró el vuelo. Me sentía encerrada, me angustiaban mucho las TURBULENCIAS y todo el tiempo estaba en estado de alerta, pensando que algo malo iba a pasar. Me prometí a mí misma NUNCA MÁS EN MI VIDA subirme a un avión. Simplemente me resultaba imposible  atravesar de vuelta la experiencia de volar.

Fue entonces que me armé una especie de plan de contención en mi mente para de alguna manera suplir la carencia de viajes en mi vida…  Decidí que conocería el mundo y los lugares en los  que soñaba estar  a través de los libros y las películas. Y así fue pasando el tiempo.

Hasta que en 2008 mi esposo, llegó del trabajo con la noticia de que teníamos un vuelo gratis a NUEVA YORK, porque habíamos acumulado puntos con una tarjeta de crédito.  Primero me negué, me pareció una locura y hasta me molestó que, conociéndome como me conocía, viniera con semejante idea.  Sin embargo, la tentación de conocer NUEVA YORK fue más grande. Frente al desafío que me presentaba  este viaje sorpresa, empecé a investigar sobre cómo superar  mi miedo, con el que ya me había resignado a convivir. Descubrí que no era la única, ¡había tantos que compartían el miedo a volar! Decidí hacer una terapia breve con un especialista, y hasta fui a un simulador de vuelo. Todo este esfuerzo dio sus frutos.  Sirvió para que el viaje a NY fuera el mejor viaje de mi vida y la experiencia más linda que recuerdo.

Todo lo que hice para prepararme para aquel vuelo hizo que naciera en mí la vocación de querer ayudar a personas como yo a superar su  MIEDO A VOLAR. Unos años más tarde, tomé la decisión de  investigar y consultar con  especialistas, pilotos y otras personas capacitadas. Adquirí  herramientas y saberes valiosos. Todo este conocimiento y experiencia, finalmente, pude volcarlos en un curso para que, al igual que yo, más personas puedan superar el miedo a volar. 

Esta posibilidad de ayudar a otros a superar su miedo es un honor para mí. Muchos dicen  que después del curso pudieron desprenderse del miedo a volar, dejarlo ir. Que les cambió incluso la vida.

Desde una mirada que contempla tanto los componentes psicológicos como físicos de la persona, este curso brinda múltiples conocimientos sobre los distintos aspectos que intervienen en la experiencia de volar.

No se garantiza ningún resultado especifico, los resultados pueden variar de persona a persona
Ir arriba